dicen que los dormidos, novela


Notas de Dicen que los dormidos:
  • Nota en inglés en la página del Laney Graduate School de Emory University.

Dicen que los dormidos está disponible en las librerías y en la tienda on-line del ICP.

Acá el primer capítulo.

Sinopsis: Un tiroteo equivocado arranca a un hermano mayor de lo que prometía ser una vida más de urbanizaciones de acceso controlado, aire acondicionado, y tranquilidad, y lo hunde en una profunda coma. Al despertar cuatro años después, descubre que sus familiares—y más importantemente su hermano menor—insisten que la mejor forma de lidiar con la catástrofe es haciendo de tripas corazones: olvidar y seguir como si nada hubiese sucedido. Él, sin embargo, regresa convencido de que la violencia nunca es accidental. Dicen que los dormidos es, a la vez, un canto a la hermandad, una reflexión sobre la violencia, y una novela detectivesca sin detectives ni sospechosos que da cuenta del resquebrajamiento de las fantasíaas de la clase media en tiempos de crisis.


 Fragmento del laudo
Tras varias consultas, reflexiones y un minucioso análisis, los miembros del jurado decidimos otorgar el Premio de Novela a Dicen que los dormidos. Ésta es una novela completa, bien trabajada y estructurada. Posee una búsqueda estilística que cumple su propósito a cabalidad. De su lectura, se desprende un proyecto de escritura al tanto de los devenires narrativos y artísticos actuales. Si bien es una novela que cuenta perfectamente una historia, su atributo más importante es su lirismo.  Su poética resulta desbordante y--en algunas ocasiones--alucinante puesto que muestra la condición humana y sus estados anímicos.
            Su acercamiento al dolor y a la tragedia cotidiana a la que estamos todos a merced en Puerto Rico, hace posible que se plasmen las bellezas simples y comunes del amor fraternal para alejarse de manera acertada de la cursilería y la banalidad. Hay pasajes de fuerza emotiva hermosa.  Al ser una especie de oda a la hermandad, exalta las múltiples facetas de las relaciones humanas y familiares.  Despunta como una obra de sentimiento, de lenguaje y de crecimiento (coming of age).  Sitúa al lector frente a su realidad, frente a la vida y la muerte, frente a su destino.            Dicen que los dormidos es un texto breve dividido en tres capítulos que--a su vez--se componen de secciones cortas que envuelven y captan eficazmente la atención de quien lee. Su narración en segunda persona despliega un juego de planos temporales que fluctúan entre la retrospección y la presuposición--sin descartar el presente--con monólogos y diálogos interiores. Aunque la narración en segunda persona y la yuxtaposición de planos temporales podrían asomar un cliché o unos recursos novelísticos gastados, aquí no es el caso. En dicho sentido, la incertidumbre que permea a lo largo del texto no constituye su debilidad. Por el contrario, toda incertidumbre--la temporal, la concerniente a la identidad y la condición del hermano a quien se habla--se convierte en su mejor atributo. Reproduce esa misma incertidumbre--tanto personal y social--que todos hemos experimentado en algún momento de nuestras vidas.
            Otro elemento digno de resaltar de esta novela lo es su pertinencia para el Puerto Rico de hoy.  Desarrolla el tema de la violencia y sus repercusiones dentro de la vida de un individuo, de su familia y de su comunidad.  El lector que ha vivido--de cerca o de lejos--la sordidez de la violencia que impera en esta sociedad se identifica y se conmueve al observar cómo un ataque repentino trastoca totalmente la vida de los personajes principales...

    No hay comentarios.: