sábado, febrero 26, 2011

bisagra

Hoy desperté con la palabra ‘bisagra’ en la cabeza.
Tomó un momento en llegar, como todo. Me desperté con ese feeling de que olvidé algo importantísimo, de que tuve un sueño esclarecedor, un sueño-epifanía, y que me urgía recordar tan siquiera lo más mínimo de este. Evité encender la computadora, ver televisión, leer o hacer cualquier cosa que me distrajera y me dediqué a lo mundano: vacié el dish-washer, lavé los platos, dividí la ropa en colores y coloqué la primera tanda en la lavadora, y justo cuando cerraba la puerta dije, bisagra. Así, no más. Una palabra que apenas uso, que normalmente me parece rara, y tan pronto la dije sentí que era eso lo que buscaba. Bisagra, repetí y ya. El resto del sueño se deshizo. El resto del sueño dejó de importar, no porque fuese nimio, sino porque se sabía perdido.
Bisagra, coyuntura.
No escribo poesía—se me hace imposible alejarme del suceso, de la historia cotidiana, de lo anecdótico, maldición de clase media, hacerme sólo lenguaje—pero supongo que tropezarse con un buen comienzo de poema se siente algo así.
Está algo soleado: por eso me gusta este coffee-house, porque está rodeado de vidrios. La muchacha de las botas rojizas baja una cortina y conecta su computadora a un interruptor.

3 comentarios:

Cristian dijo...

Seguramente lo has leído (tal vez por pensarlo me extrañó que no hicieras mención al respecto). De estar equivocado, pues, aquí te lo dejo. Hoy, sábado 26 de febrero, te encuentras hermanado a uno de los más queridos. Saludos.

<>

Julio Cortazar, Un tal Lucas

Christian Ibarra dijo...

bolaño dijo que la mejor poesía de esta época se encuentra en la prosa, y creo que casi tiene razón.

Sergio C. Gutiérrez-Negrón dijo...

no esperaría que bolaño dijese otra cosa, poeta siempre hasta cuando escribía novelones (que al fin y al cabo se trataban de poetas casi siempre).

gracias a ambos por darse la vuelta, cristian sin hache, y christian con.